MONITOREO DE ARRECIFES EN ISLA ISABEL, UNA ISLA ABRAZADA POR EL PACÍFICO MEXICANO.

Desde el Puerto de San Blas, Nayarit, México

En los primeros días de agosto, un equipo formado por COSTASALVAJE, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y Pronatura Noroeste,  se embarcaron para realizar el monitoreo de los ecosistemas de arrecife que rodean Isla Isabel, a través de un protocolo de monitoreo estandarizado que se está implementando en las costas del Pacífico Mexicano. Este monitoreo integra el conteo de peces y su talla, el número de invertebrados y el porcentaje del fondo marino que cubren los corales, todo a lo largo de varios transectos que corren a lo largo de una línea de 25 metros. Nuestro objetivo es generar información de primera mano, para apoyar la toma de decisiones sobre el manejo y protección de los arrecifes con corales en el Pacífico Mexicano.

Esta área de 194 hectáreas fue declarada como Parque Nacional el 8 de diciembre de 1980. Esta Isla de origen volcánico, se formó hace más de 3 millones de años, cubierta por 54 especies vegetales y bordeada por acantilados. Los reptiles y las aves dominan esta isla.

img_5582.jpg

Pájaros bobos.

La isla esta abrazada por las aguas ricas en nutrientes del Golfo de California y el Océano Pacífico, donde existen aproximadamente 12 hectáreas de arrecifes con colonias de corales importantes. La pesca ha sido la actividad económica más importante desde hace muchas décadas. 

img_5516.jpg

Vista panoramica de Isla Isabel.

Al realizar la primera inmersión submarina en las aguas de la Isla reconocimos a varios peces nadando entre los arrecifes, sin embargo notamos a los corales luchando por sobrevivir. 

DCIM100MEDIA

Cardumen de Pez Cirujano Punteado.

Los corales son organismos que construyen su esqueleto a lo largo de millones de años, con lo cual dan refugio y protección a un 25% de las especies marinas que proveen proteína a las comunidades humanas. A pesar de que nos protegen de tormentas y huracanes, son frágiles; los corales del Pacífico Mexicano tienen problemas para sobrevivir en temperaturas más allá de los 30°C ya que viven en unión (simbiosis) con una pequeña alga llamada zooxantela que les provee alimento y color a cambio de protección, pero con el calor, el coral expulsa al alga en un intento por disminuir el estrés, fenómeno conocido como blanqueamiento. En este escenario, si la temperatura de los días siguientes baja, el coral vuelve a capturar el alga pero si no, el coral muere. En el año 2004 en México se registraron temperaturas en el agua superficial del océano de hasta 32°C y desgraciadamente este fenómeno ha sido recurrente desde ese año. Debido a esto, gran parte de los corales de Isla Isabel han muerto.

DCIM100MEDIA

Colonia de coral duro viva (Pocillopora verrucosa).

No obstante, la muerte de los corales no ha sido provocada sólo por las altas temperaturas, también han muerto por la pesca de arrastre y el desecho de líneas de pesca que cubren al coral y no permiten que las zooxantelas realicen la fotosíntesis para dar nutrientes al coral; y además obligan al coral a “defenderse” a través de la secreción de mucus, lo cual les hace gastar energía.

Durante nuestra expedición se lograron monitorear cinco sitios: Bahía Tiburoneros, Costa Fragata, Las Pocitas, La Mona y Las Pavonas. Este último sitio fue nombrado así ya que el coral predominante pertenece al Género Pavona (uno de los más grandes del Pacífico). A pesar de que las colonias de coral  han experimentado grandes tasas de mortandad, las más resistentes sobreviven y albergan a diferentes especies de peces de arrecife como las mariposas, los cirujanos y pericos, además de las especies comerciales como las sardinas, pargos y cabrillas. En estos arrecifes también viven invertebrados marinos como las almejas, erizos, cangrejos y langostas; y en los meses de noviembre a enero se pueden avistar ¡ballenas jorobadas!

DCIM100MEDIA

Peces sargento, damisela y arcoíris entre gorgonáceos.

La Isla Isabel ha sido el refugio de los pescadores de Nayarit que han vivido de la pesca por más de 90 años, sin embargo han reconocido que el marino ecosistema no es tan saludable como antes, ya que el volumen de sus capturas ha disminuido con organismos cada vez más pequeños y en menor cantidad. A pesar de que el ecosistema de arrecife lucha por sobrevivir, es necesario tomar medidas para ayudarlo a recuperarse y retomar su belleza y riqueza. La misma que tenía cuando los abuelos de los pescadores vivían del mar que abraza a la Isla Santa Isabel.

IMG_5566

Iguana negra.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: