Ballenas Grises Llegan a Bahía Magdalena

Ballena gris en PSC_ Costasalvaje

La ballena gris (Eschrichtius robustus) es una de las especies de ballenas que fueron cazadas despiadadamente durante los siglos IXX y XX y llevadas al borde de la extinción. Después de muchos años y numerosos esfuerzos de conservación, la población global de ballenas grises se ha recuperado y en la actualidad hay entre 18,000 y 24,000 individuos de estos amables gigantes.

Las ballenas grises realizan una de las migraciones más largas registradas en cualquier mamífero. Anualmente, recorre entre 15,000 y 20,000 kilómetros desde sus campos de alimentación en el Ártico, hasta las cálidas aguas en la costa oeste de la Península de Baja California. A finales del otoño, las ballenas grises inicia su viaje al sur en donde pasará el invierno y el principio de la primavera para dar a luz y reproducirse en tres lagunas costeras del estado de Baja California Sur, México.

Las lagunas Ojo de Liebre, San Ignacio y Bahía Magdalena ofrecen refugio a ballenas preñadas, crías recién nacidas y a adultos durante los meses de invierno. Estos lugares han sido y continúan siendo clave para la recuperación y supervivencia de la especie.

11204931_989780644397296_1386321853629320696_n

Bahía Magdalena es mundialmente famosa no sólo por ser uno de los 3 sitios de reproducción de la ballena gris. Es también hábitat clave para numerosas especies de aves migratorias y residentes, especies de interés pesquero comercial y tortugas marinas. Un ecosistema marino altamente productivo, islas dignas de ser declaradas áreas naturales protegidas, dunas y miles de hectáreas de bosques de manglar rodean a las ballenas durante sus estancia.  Tal vez eso es lo que las hace tan amigables cuando sales a un paseo de avistamiento de ballenas desde las comunidades costeras de Puerto San Carlos o Puerto Adolfo López Mateos.

Desafortunadamente, también las rodea el desarrollo costero, la contaminación, la pesca intensiva, el tráfico marino y avistamientos de ballena no regulados. Y a pesar de que la relevancia de Bahía Magdalena para la vida silvestre es reconocida, la bahía no posee ninguna designación legal de protección contra estas amenazas.  De ahí la importancia de emprender hoy acciones de conservación en Bahía Magdalena.

En Costasalvaje  llevamos nuestra misión de conservar los ecosistemas costeros, marinos y la vida silvestre en Bahía Magdalena desde 2011.  A través de construcción de capacidades con miembros de las comunidades locales y estudiantes y el impulso de políticas públicas, estamos trabajando para conservar 24,000 hectáreas de manglares y la mundialmente reconocida vida silvestre de la bahía. En 2015, entrenamos y educamos a 810 habitantes locales en monitoreo de mamíferos marinos, manejo de residuos solidos y servicios ambientales de los manglares. Trabajamos en colaboración con el gobierno federal para proteger 87.5 millas de línea de costa a través de concesiones de conservación (llamados Acuerdos de Destino) de la Zona Federal Marítimo Terrestre. Además, continuamos trabajando muy de cerca con el gobierno local y federal para promover un programa de ordenamiento ecológico local y la creación de la Reserva de la Biósfera Islas del Pacífico, la cual incluirá las islas de Bahía Magdalena.

Estos esfuerzos no serían posible sin su apoyo. Por favor, ayúdenos a proteger a las ballenas grises y la vida silvestre de Bahía Magdalena. Su generosa aportación nos ayudará a continuar nuestro trabajo de conservar una de las más increíbles e importantes maravillas naturales del planeta.

Por Monica Franco, Coordinadora del Program de Bahía Magdalena

Las ballenas de Bahía Magdalena: Inspiración para la conservación.

Integrarme al equipo de COSTASALVAJE en plena temporada de avistamiento de la ballena gris trabajando en un lugar como Bahía Magdalena, supera todas mis expectativas. La misión de COSTASALVAJE de conservar ecosistemas costeros y marinos y su vida silvestre a través del desarrollo comunitario (junto con otras herramientas), es el sueño de conservacionistas que, como yo, han sido inspirados por la maravillosa biodiversidad de sitios como Bahía Magdalena.

Supe que quería ser bióloga desde que era una adolescente. De niña, me gustaba mucho ver documentales de animales pero mis favoritos eran los de ballenas y delfines. En la Universidad, tuve la oportunidad de vivir en las Islas Canarias (España) trabajando con un equipo de veterinarios que atendía varamientos de cetáceos y durante la maestría trabajé en las islas del Pacífico en Baja California con lobos marinos y focas. Pero nada de eso había satisfecho mi gusto por la conservación de mamíferos marinos y mi necesidad de aportar algo a la sociedad.

Así que me emociona comenzar a trabajar con la gente de las comunidades de Bahía Magdalena. Aunque se ha avanzado en muchos aspectos, el que la Bahía no sea un Área Natural Protegida implica que los esfuerzos deben redoblarse para proteger a estos imponentes y a la vez vulnerables cetáceos. El trabajo comunitario es clave, pues  son los habitantes de Puerto San Carlos, Puerto Adolfo López Mateos y las Islas los protagonistas para la conservación de los recursos naturales presentes.

 LM_ballenatoCría de ballena gris en Puerto López Mateos, B.C.S.

Es por ello que finalmente las ballenas grises están teniendo suerte. Sus anfitriones, es decir, los habitantes de los lugares a donde llega cada año a dar a luz y reproducirse, están influenciados por su compañía y eso los ha motivado a participar y unir esfuerzos para su protección. Por si esto fuera poco, su imponente presencia en estos tranquilos y prácticamente prístinos lugares, además de su carisma, inspira a muchos visitantes que han tenido la oportunidad de verlas de cerca a jugar un papel más activo en pro de la conservación de ésta y otras especies y lugares del planeta.

No te pierdas la oportunidad de ir a verlas. Te reto a tratar de imaginarte la dimensión que tienen mientras estás en la panga.  Escucha un soplo y mientras te giras sobre ti mismo para ver de dónde provino, ve de reojo como otro ejemplar saca la cola. Si tienes suerte y alguna se acerca (ver “¿Cómo ser un eco-turista comprometido?”) trata de no sentir empatía y compasión por un animal que no desconfía de los humanos cuando está a merced de todas las agresiones que cometemos contra él y el océano en donde vive. No intentes resistirte. Déjate inspirar por las ballenas grises de Bahía Magdalena para hacer algo a favor de la conservación de nuestro Planeta.

-Mónica Franco                                                                                                                                                     

EZ Baja 2010 Whale Watch ImagesMadre y cría de ballena gris. Foto: Eric D. Zimmerman

 

Descansa en paz Don Pachico

Recuerdos de nuestro amigo Francisco “Pachico” Mayoral de la Laguna San Ignacio en Baja California Sur. Image

Image

Image

%d bloggers like this: